martes, 26 de enero de 2010

Ramona y Ramón...





La mariposa Ramona
nació en una biblioteca…
Además de ser muy mona,
no era una cabeza hueca.

De tanto andar en lo oscuro
estaba un poquito pálida.
Le mandaron, con apuro,
descansar como crisálida…

En el Hotel Lirio Azul
pasaba una temporada,
bajo sombrilla de tul,
hasta estar recuperada.

Sobre un pétalo amarillo
se tendía a tomar sol.
De lejos miraba un grillo,
asomado a un girasol.

Ella leía cuentos de hadas,
no le prestaba atención…
—¡Qué bicha tan agraciada,
ya me robó el corazón!

Decía el grillo, contento
al verla tan diferente...
Esa chica es un portento,
¡tan linda, e inteligente!

Ramón Grillo era escritor
de libros hechos con hojas.
Declaró en versos su amor
a la blanca mariposa.

Ramona alzó los ojos
al oír la serenata
Cuando dejó los anteojos…
¡se puso rojo escarlata!

(En los estantes oscuros
nunca sintió esa emoción…)
Saltando como canguro
cantó Ramón su canción.

Le invitó un té de hojitas…
Él hizo una reverencia…
Temblándole las patitas,
la saludó con prudencia.

Charlaron el día entero
como dos viejos amigos…
Después él dijo: “Te quiero.
¿Vas a casarte conmigo?”

Ella se puso muy roja,
(y no por causa del sol…)
Entre el verde de las hojas
brillaba como farol.

Llegó el día de la boda
y los casó la chicharra.
Hubo música de moda,
flor de torta y mucha farra…

Colorado, colorín…
¿O colorín, colorado?
Mejor será decir “Fin…”
¡Este cuento ha terminado!



Poesía: Olga Appiani de Linares (Argentina)


Ilustración: Daniela Violi (Colombia)





7 comentarios:

Marcela dijo...

¡Me encantó este amor de bichitos! ¡Bravo, Olga!

Clau dijo...

Precioso el poema!
Felicitaciones Olga!

beti abel dijo...

que linda historia de amor, la ilustración la acompaña muy bien, felicitaciones a las autoras

Flor de Ceibo dijo...

Olga, Daniela:historias como ésta, nos devuelven a la niñez(que no es poco)Si tuviera un nieto...

El Museo de la Luna dijo...

Necesitamos que nos envíes tu luna del logotipo sobre fondo negro o transparente. Queremos publicitar a la Luna Naranja desde allí.

No te olvides del Museo de la Luna...

Ali( Hechicera ad-hoc) dijo...

Tengo cuatro nietos
y aprovecharemos
esta bella historia
que compartiremos...

¡GranOlga y Daniela, dos genias!

Olga A. de Linares dijo...

Preciosa la ilustración, Daniela, gracias de todo corazón por ponerle tan linda imagen a mi poema... Y mil gracias también a todos los amables comentaristas.