domingo, 10 de mayo de 2009

Vuelteretas





El payasito se da de patadas en la nariz. Gira como un rulemán y no se cansa. Es medio acróbata el payasito y medio tonto también. Se queda colgado cabeza abajo o sentado o con una pata detrás de la oreja. Pero no; no es tonto el payasito. Aunque gire y se quede enroscado en el alambre como un yo-yo o un trompo o una figurita de las redondas. El payasito no es tonto, porque es de madera pintada como el soporte que lo sostiene: una hache de madera de pino, que la mano del niño vuelve a apretar, para que se enrosque y gire y se vuelva a enroscar, siempre.

8 comentarios:

Selene dijo...

me gusto mucho la historia del payasito ....felicidades .
Un beso

galilea dijo...

Maravilloso el mundo de las marionetas.

Si pudieran hablar... ¡cuantas historias nos contarían!

Me gustó ese pequeño homenaje en forma de un cuento tierno y entrañable.

Felicidades!

besoss!

*Luna dijo...

Hola cielo bonita historia del payasito
un beso desde mi Luna

Citlaliniux dijo...

lindísima historia y genial ilustración!!

me encantará participar con ustedes!!

que es lo que tengo que hacer?

saludos!!

Beatriz dijo...

¡Que tierno el pasayito! Bello relato acompañado por una bella ilustracion.
Cariños

**VaNe** dijo...

Primero me encantó la ilustración, que hizo que me detenga un largo rato disfrutándola.
Felicitaciones Betania!!!
Entonces empecé a leer, y no pude parar.
Y al final: ¡Oh! Sorpresa, firma Sebastián. Tenía que ser...

Evangelina Prieto dijo...

Qué maravilla de blog, cuánta poesía y belleza.
Ya me hice parte de él..
Gracias y felicitaciones.
Te dejo mi abrazo.

http://elpuestuflora.blogspot.com/

bett/ dijo...

muy muy bonito texto+ilustración,!!!