miércoles, 12 de marzo de 2008

Leyenda del mar


Cuenta la leyenda que un día en el mar,
una sirenita se puso a llorar
porque de un joven príncipe se enamoró
y de tanto llorar, así, salado quedó el mar...

El príncipe tenía los ojos azules
y pertenecía a un mundo de tules
de oro y de joyas, de grandes banquetes
de ropas costosas y muchos sirvientes

Solía pasearse solo por las playas
y con la sirena un día tropezó
Sus ojos apenas pudieron creerlo
y de la sirena, él, se enamoró.

Mundos diferentes
diferentes mundos
el oro y la arena
fundidos en uno

¨Que importa quien sos
de donde venís
llévame con vos
con vos quiero ir...¨

El príncipe de oro, le dijo que la amaba
la dulce sirena, de emoción, lloraba

Pero fué muy triste lo que sucedió;
fueron alejados, y todo acabó
porque en el palacio, cuando se enteraron
que el príncipe amaba a una sirena
así, lo encerraron, y murió de pena.

Cuenta la leyenda que se fue a una estrella
que pasó un cometa y en el se subió
y volvió a la tierra y resucitó...
Y todos aquellos que lo habían llorado
pidieron perdón y todo olvidaron...

Y así comprendieron que el príncipe amaba
a aquella sirena que siempre lloraba.

Cuenta la leyenda que el oro y el mar
a veces se funden en el más allá.

El príncipe quiso una gran ceremonia
y al borde del mar besar a la novia
y los invitados entonces supieron
que nunca se muere lo que es verdadero

Mundos diferentes, diferentes mundos
el oro y la sal, fundidos en uno...

Cuenta la leyenda que un día en el mar
una sirenita se puso a llorar
porque de un principe encantado se enamoró
y de tanto llorar, así, salado quedó el mar...

Coni Salgado

1 comentario:

*MeL* dijo...

Martina me pidió que le leyera este cuento. Realmente hermosa la historia!!!

Saludos..

Mel.-