martes, 26 de febrero de 2008

Miranda Sanchez Acosta - 9 años -























4 comentarios:

Anónimo dijo...

miri, tengo la suerte de conocer muchas de tus historias. seguramente te preguntarás cómo, ¿seré un duende que se mete sin permiso en tu cabeza cuando estás distrída? o ¿una espiona o espión que revisa tus cosas sin permiso?,¡Nada de eso! soy simplemente tu seño y para los que dicen que ser seño es aburrido les dedidico tu cuento ( claro que sin tu permiso).
Te vi disfrutar cada vez que escribiste una historia, por eso te digo que: mientras sigas disfrutando... ¡seguí escribiendo!
Eso sí, por favor te pido que, aunque el año que viene ya no sea tu seño, me invites a seguir leyendo tus cuentos (siempre y cuando tengas ganas)Y colorín colorado... ya he terminado. muchos besos

Anónimo dijo...

Gracias seño!!

Miranda

keiko dijo...

Gracias a Lorena Sciarrini, que cuando era estudiante de Fotografía, mientras jugábamos a lo que más nos gusta, ¡nos regaló estas lindas fotos!

Keiko dijo...

Coni, mirá qué interesante la observación que hizo Miri de las fotos que tocaste:
La primera, es como si fuera la realidad; la segunda, un sueño.
En la tercera me están espiando como por un catalejo. Y la última es un recuerdo.

Ella no tenía ganas de escribirlo, pero me parece bueno comentarlo porque yo no había reparado en eso...